Esta tienda huele a verano

Hacía mucho que no veía a un turista en Segovia. Eso me hizo soñar con Daiquiris y maletas de colores Hoy llegan las nuevas maletas. Felipe, el repartidor, lleva un tiempo más puntual, algo que, siendo sincera conmigo misma, no sé si me acaba de gustar del todo. A veces te acostumbras a una cualidadSigue leyendo «Esta tienda huele a verano»

Una gabardina y un café. Así conocí a vuestra madre

Algún día mi padre fue el Humphrey Bogart de Casablanca. Con su gabardina ajustada y ese buen porte que enamoró a mi madre a pesar de las circunstancias. En casa siempre ha sido un planazo ver películas antiguas. Desde que descubrí aquel proyector en el desván de la abuela y disfrutaba con ella de cadaSigue leyendo «Una gabardina y un café. Así conocí a vuestra madre»

“Maravillada” entre monumentos hechos de montaña

Mis padres y yo emprendíamos viaje a Covadonga, un lugar hecho de montaña. Una escapada de 3 minutos delante del Alcázar de Segovia Siempre he sido la fantástica de la familia. Una mezcla entre la sutileza mágica de J.K. Rowling, la epopeya imaginaria de J.R.R Tolkien y sus ‘tierras medias’ y el afán descubridor deSigue leyendo «“Maravillada” entre monumentos hechos de montaña»

Un cine en el desván o cómo enamorarte de un bolso

Conocí a Grace Kelly en el desván de mis abuelos. No había mejor butaca que aquella para verle desfilar con su bolso de Hermès. Que se lo digan a Marina… No levantaba medio metro del suelo así que mentiré si digo que lo recuerdo. He tenido buenos contadores de historias en mi vida, algunas deSigue leyendo «Un cine en el desván o cómo enamorarte de un bolso»

Entre vinos, castañas y rabelos

Aquel viaje a Oporto fue, además, un recuerdo del de hace años. Esta vez solamente íbamos mi hermana Sandra y yo; una con su vieja maleta, la otra con su nueva Movom Riga. Aún recuerdo el último viaje a Oporto cuando Sandra se propasó con los vinos de Vila Nova de Gaia. Empezamos con unaSigue leyendo «Entre vinos, castañas y rabelos»

El repartidor siempre llega tarde

Sueño con viajar y con viajes que ya he hecho y, mientras llegan los nuevos, trabajo en mi tienda Mi Piel. Me llamo Clara y vamos a pasar un montón de momentos juntos. No te voy a mentir. Reconozco que siento un poco de vértigo en las piernas. 276 metros me separan del suelo, apenasSigue leyendo «El repartidor siempre llega tarde»